963 599 293     Urgencias 644 144 497

No existe obligación del Administrador de hacer entrega de copia de la documentación de ejercicios ya cerrados y liquidados por la comunidad

¡Buenos días vecinos! En el post de hoy desde Stil Mediterrani, administrador de fincas en Xirivella, tratamos:

Un propietario solicita a través de su abogado, primero al Administrador y después al Presidente, documentación relativa a movimientos bancarios, facturas y pagos de los últimos 5 años, con apercibimiento de reclamarlas judicialmente. ¿ Tiene obligación el Presidente de darle copia de la citada documentación? Las cuentas han sido aprobadas anualmente en cada junta ordinaria.

No existe un precepto legal que especificamente se refiera o resuelva de forma exacta el concreto problema planteado.

A partir del texto de la LPH la doctrina entiende que existe un derecho del propietario a ser informado. En efecto, el art. 20 LPH establece entre las obligaciones del Administrador de la Finca la de «custodiar a disposición de los titulares, la documentación de la comunidad». Ahora bien, el precepto no se refiere a la obligación de entrega, lo que a nuestro juicio permitiría otros medios de garantizar el ejercicio de ese derecho.

El Presidente o Administrador no vendrían obligados a hacer entrega de copia de la documentación de ejercicios ya cerrados y liquidados por la comunidad, pues la ley no puede amparar peticiones relativas a documentos sobre acuerdos firmes y que recogen, por tanto, una situación que resulta jurídicamente inamovible, tal y como concluye con toda lógica la sentencia AP Madrid 20-5-04, EDJ 106561.

Cada propietario, incluido el Presidente, tiene salvaguardado su derecho para poder auditar o controlar las cuentas de la comunidad, cuando asiste a las Juntas y tiene acceso a la documentación en el momento oportuno, por lo que una vez pasado este tiempo no puede exigir que se le remita toda la documentación, máxime cuando ya ha pasado el plazo para impugnar cualquier acuerdo.

El derecho de cada vecino puede garantizarse, desde luego, mediante una exhibición de la documentación  solicitada en el despacho del Administrador, dado que tal y como ha reconocido en ocasiones la jurisprudencia, la obligación de disposición no implica el traslado de dichos documentos fuera de la órbita de la custodia que el Administrador tiene encomendada.

Por tanto, esa información deberá limitarse a la anualidad en curso, es decir, al ejercicio que aún no ha sido cerrado, pero no a los anteriores ya cerrados y liquidados.

Sobre el autor