963 599 293     Urgencias 644 144 497

¿Necesito permiso para hacer una barbacoa en mi terraza?

Cualquier persona ha soñado alguna vez con hacer una barbacoa en su terraza e invitar a amigos y familiares, al estilo película de Hollywood. Pero, salvo que se tenga un chalet o casa aislada del resto hay un problema que se interpone en nuestro sueño: los vecinos.

Sí, porque aunque yo tenga una terraza lo bastante grande como para hacer mi barbacoa y acoger a mis invitados, se ha de tener encuenta que el ruido y los olores pueden causar molestias en nuestra comunidad. Y de hecho, las barbacoas están catalogadas dentro del concepto de «actividad molesta, insalubre o peligrosas», por tanto, si se realizan, pueden ser denunciadas.

De esta forma, si partimos de que la terraza tiene caracter privativo y absoluto, es decir, que me pertenece a mí, no a la comunidad, y que la barbacoa fuese portátil, el uso que se haga de la terraza sería equiparable a la utilización y disfrute que se hace del resto de la vivienda. O sea, que podríamos ponerla y utilizarla. Ahora bien, esto es la teoría, pero luego habrán otros elementos subjetivos como la ubicación y utilización o potencia de la barbacoa, el tamaño de la terraza, la ocupación (en vacaciones pueden haber más vecinos o menos, según como sea nuestra comunidad), los efectos que podrá causar en las viviendas como olores y humos, las posibles «chispas» que podrían provocar, en el peor de los casos, hasta un incendio si hubiesen elementos inflamables en los alrededores del edificio….En conclusión, se recomienda que sí se obtenga el permiso de la comunidad a la hora de usar la barbacoa, puesto que dependiendo de las molestias o el grado de peligrosidad que se despliegue sobre el resto de propietarios podrían prohibirnos la utilización, e incluso denunciarnos.

Cabe resaltar que no se recoge una normativa concreta que prohiba poner una barbacoa en la terraza de cada vecino, pero hay tantos riesgos y responsabilidades si se hiciese algún daño o perjuicio a terceros, que se deberá ir con cautela y como hemos indicado mejor con el consentimiento de la Junta.

De todas formas, respondiendo a lo anterior desde Stil Mediterrani, administrador de Fincas Xirivella, les dejamos con lo que más se acerca legalmente a la pregunta formulada. La Ley 49/1960 de Propiedad Horizontal:

«Artículo 7.2:

Al propietario y al ocupante del piso o local no les está permitido desarrollar en él o en el resto del inmueble actividades prohibidas en los estatutos, que resulten dañosas para la finca o que contravengan las disposiciones generales sobre actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas.

El presidente de la comunidad, a iniciativa propia o de cualquiera de los propietarios u ocupantes, requerirá a quien realice las actividades prohibidas por este apartado la inmediata cesación de las mismas, bajo apercibimiento de iniciar las acciones judiciales procedentes.

Si el infractor persistiere en su conducta, el presidente, previa autorización de la junta de propietarios, debidamente convocada al efecto, podrá entablar contra él acción de cesación que, en lo no previsto expresamente por este artículo, se sustanciará a través del juicio ordinario.»

En todo caso, no existe una respuesta contundente aunque bastaría con la queja de un vecino alegando la realización de una actividad molesta (por ejemplo, por el humo) para frustrar la actividad. Sin embargo, normalmente, para que un tribunal condene por esta causa, las molestrias deberían ser intensas y reiteradas.
Sobre el autor