963 599 293     Urgencias 644 144 497

Quiero cerrar mi terraza, ¿necesito permiso?

En artículos anteriores hemos abordado ciertas cuestiones que requieren del permiso de la comunidad, como el instalar un compresor de aire acondicionado en la terraza comunitaria. Pues bien, ahora nos surge otra duda ¿necesito el permiso del resto de vecinos para cerrar mi terraza?

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que toda vivienda se rige por las normas de Propiedad Horizontal y está compuesta por elementos privativos y comunes. La terraza sería pues un elemento común de uso privativo , salvo que los estatutos la configuren como privativa directamente, y podremos adoptar cualquier decisión en ella, siempre y cuando no afecte al resto de elementos comunes, que necesitaremos el acuerdo de la comunidad.

Los elementos comunes han sido recogidos en el artículo 396 del Código Civil, estableciendo que estos lugares que pertenecen por igual a todos los propoetarios son:“las fachadas, con los revestimientos exteriores de terrazas, balcones y ventanas, incluyendo su imagen o configuración, los elemento de cierre que las conforman y sus revestimientos exteriores”.

De esta afirmación extraemos que aunque nuestra terraza es privada, si decidimos cerrarla afectaremos a la fachada en la que se encuentra, sus revestimientos y su imagen. Por lo tanto, al cerrar la terraza estoy afectando directamente a un elemento común y necesito del acuerdo de la Junta de Propietarios.

Las razones que normalmente nos llevan a tomar la decisión de cerrar o acristalar la terraza son básicamente para ganar espacio o proteger nuestro piso del frío del invierno. Pero, como ya os hemos comentado desde Stil Mediterrani, administrador de fincas en Xirivella, deberéis contar con la aprobación de la comunidad. Así se recoge en el artículo 7 de la Ley de Propiedad Horizontal, donde se indica claramente que la modificación de la fachada del inmueble de su aspecto orginario debe contar con el permiso de los propietarios.

En el artículo 10.3 de esta misma ley, tras su reforma por la Ley 8/2013 de 26 junio 2013 de rehabilitación, regeneración y renovación, se establece que la mayoría que se exige para el cerramiento de terrazas es la mayoría cualificada de 3/5 partes de los propietarios que a su vez representen las 3/5 partes de las cuotas. Y «se computarán como votos favorables los de aquellos propietarios ausentes de la Junta, debidamente citados, quienes una vez informados del acuerdo adoptado por los presentes, no manifiesten su discrepancia mediante comunicación  a quien ejerza las funciones de secretario de la comunidad en el plazo de 30 días naturales, por cualquier medio que permita tener constancia de la recepción». Además, el precepto exige que el cerramiento cuente con la pertinente licencia administrativa, se respete lo establecido en la licencia de obras, y que la modificación no provoque un incremento del número de sus elementos privativos (requisitos del art.17.6 TR Ley de Suelo ). Por otro lado, habrá que tener en cuenta que si afecta a otros copropietarios colindantes, éstos deben dar también el consentimiento.

Eso sí, debemos tener en cuenta que si ya existen otros cerramientos que contaban con el permiso de la comunidad y a nosotros ésta nos deniega la autorización podemos reclamar puesto que la comunidad de propietarios no puede ir en contra de sus propios actos rechazando nuestro cerramiento cuando anteriormente autorizó otros. Estaría conculcando el principio de igualdad y sería aplicable la teoría del agravio comparativo y la del hecho de no poder ir contra los propios actos anteriores en situaciones similares. Por lo tanto, si estuviesemos ante esta situación el propietario sí tendría derecho con solo estos argumentos a realizar la instalación.

 

 

Sobre el autor