963 599 293     Urgencias 644 144 497

¿Problemas con los vecinos? 6 consejos para tratar con ellos

Los vecinos, ese pilar fundamental de cada comunidad, que tan importantes son en nuestras vidas, pues pueden hacer de nuestro hogar un lugar maravilloso o nuestra peor pesadilla. A veces no somos conscientes de la importancia que estas personas tienen en la convivencia diaria; de hecho, un estudio realizado en la Universidad de Michigan ha probado que quienes viven en un vecindario amistoso tienen un 70% menos de probabilidades de sufrir un ataque al corazón que aquellos que lo hacen en un ambiente funesto.

¿Y cómo conseguir una buena relación con los vecinos? En especial, con los problemáticos, pues aquí os dejamos 6 consejos que os podrán ser de ayuda:

  1. Generosidad. Quién no ha visto alguna vez una serie o película en la que dos personajes, que son vecinos, se conocen gracias a «un poquito de sal». Este pequeño gesto refleja la idea que queremos daros y es que si uno ayuda a un vecino en apuros, éste luego lo agradecerá auxiliándonos cuando se le necesite.
  2. Posición amistosa. No nos cuesta nada pronunciar un: «Hola», «buenos días», «¿Cómo estás?»…. Sí, hay veces que no estamos de ánimo para estas frivolidades pero ¿qué nos cuesta este simple gesto? Una actitud amistosa es esencial para el buen desarrollo de una comunidad, puesto que se agradece enormemente cuando el encuentro es con alguien agradable y no con un rostro enfurruñado que provoca una situación incómoda, por ejemplo, en el ascensor, donde impone sus silencios.
  3. La empatía. Con el tiempo pueden surgir situaciones que enfrenten a los vecinos de una misma comunidad, como es el caso de la morosidad muy común en nuestros días. Debemos ser compresivos, acudir al diálogo e intentar ponernos en la piel de la otra persona. Uno a simple vista puede ver que tal vecino no paga los recibos y criticarle por ello, pero ¿y si su situación económica es crítica? Sólo si empatizamos conseguiremos una buena armonía y una respuesta rápida y eficaz a nuestros problemas, puesto que los vecinos estarán más dispuestos a poner de su parte, por ejemplo, con las cuotas impagadas.
  4. La nota. Si ha habido un altercado con un vecino, lo mejor es disculparse con una nota escrita a mano (no por ordenador) o un cara a cara, demostrándole que realmente nos preocupamos por limar asperezas y no queremos una relación distante.
  5. Tacto. Seguramente en la comunidad habrá alguien que fume y tire las colillas o no recoja las heces de su mascota al salir del patio. En este caso lo mejor es ir con cierto tacto y dejar a un lado la honestidad, se le puede abordar con un: «¿Has visto que últimamente ocurre esto en la comunidad? No sé quién es el responsable y lo cierto es que resulta molesto. ¿Tienes algún idea de quién podría ser?
  6. Pedir perdón. Nos gusta que cuando alguien hace algo mal que nos daña, éste rectifique y pida perdón. Bien, pues lo mismo va para nosotros cuando cometamos un error o digamos y hagamos algo inconveniente. Hay que saber disculparse a tiempo.

 

Sobre el autor